domingo, 3 de octubre de 2010

BolsoCamiseta

Estoy convencida que algo ocurre dentro del armario que de un año a otro la ropa encoje, dándole vueltas a este misterio y viendo que esta camiseta no me cabía ni en una oreja se me ocurrió sacar las asas de otro bolso, plantarle unos botones que eran de madera y después pintados para hacer juego, un toque de aguja e hilo con su correspondiente forro y... ¡¡¡a la calle!!!, la camiseta de rayas es el ejemplo del antes y el después...